Los 7 Beneficios Del Ajo Contra Las Enfermedades

Los 7 Beneficios Del Ajo Contra Las Enfermedades

Intensamente aromático y sabroso, el ajo se utiliza en prácticamente todas las cocinas del mundo. Cuando se come crudo, tiene un sabor fuerte y penetrante que combina con los verdaderamente poderosos beneficios del ajo. El ajo es particularmente alto en ciertos compuestos de azufre que se cree que son responsables de su aroma y sabor, así como sus efectos muy positivos en la salud humana. En esta ocasión, te presentamos 7 beneficios medicinales del ajo contra las enfermedades:

  1. Alzheimer y demencia

La enfermedad de Alzheimer es una forma de demencia que puede privar a las personas de la capacidad de pensar con claridad, realizar tareas cotidianas y, en última instancia, recordar quiénes son. El ajo contiene antioxidantes que pueden apoyar los mecanismos de protección del cuerpo contra el daño oxidativo que puede contribuir a estas enfermedades cognitivas.

Un estudio publicado en el Journal of Neurochemistry encontró “propiedades neuroprotectoras y neurorescuentes significativas” del extracto de ajo envejecido y su compuesto activo S-alil-L-cisteína (SAC). Los investigadores concluyen a partir de sus hallazgos que el extracto de ajo envejecido junto con SAC se puede utilizar para desarrollar fármacos para tratar la enfermedad de Alzheimer.

  1. Presión sanguínea

 

Un fenómeno interesante del ajo es que se ha demostrado que ayuda a controlar la presión arterial alta. Un estudio analizó el efecto del extracto de ajo envejecido como un tratamiento complementario para las personas que ya toman medicamentos antihipertensivos y que aún tienen hipertensión no controlada. El ajo demostró ser altamente efectivo una vez más. El estudio, publicado en la revista científica Maturitas, evaluó a 50 personas con presión arterial “incontrolable”. Se descubrió que simplemente tomando cuatro cápsulas de extracto de ajo envejecido (960 miligramos) al día durante tres meses, la presión sanguínea disminuía en un promedio de 10 puntos.

  1. Resfriado

 

Investigaciones han demostrado que el ajo es muy eficaz para matar innumerables microorganismos responsables de algunas de las infecciones más comunes y más raras, incluido el resfriado común. El ajo realmente podría ayudar a prevenir resfriados y otras infecciones. ya que las propiedades antimicrobianas, antivirales y antifúngicas del ajo pueden ayudar a aliviar el resfriado común y otras infecciones. La alicina del ajo, en particular, se cree que juega un papel importante en los poderes antimicrobianos de esta verdura.

  1. Alopecia y calvicie

Se llevó a cabo un ensayo clínico para probar lo que una encuesta ha demostrado que es una práctica creciente en Turquía: usar ajo para tratar la calvicie. Investigadores de Irán de la Universidad de Ciencias Médicas de Mazandaran probaron cómo el gel de ajo aplicado en el cuero cabelludo dos veces al día durante tres meses podría afectar favorablemente a las personas que toman corticosteroides para la alopecia. La alopecia es una enfermedad de la piel autoinmune, que causa la pérdida de cabello en el cuero cabelludo, la cara y, a veces en otras partes del cuerpo. Diferentes tratamientos están actualmente disponibles, pero aún no se conoce una cura.

  1. Enfermedades del corazón

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, seguida del cáncer. El ajo ha sido ampliamente reconocido como un agente preventivo y el tratamiento de muchas enfermedades cardiovasculares y metabólicas, incluida la aterosclerosis, la hiperlipidemia, la trombosis, la hipertensión y la diabetes. Una revisión científica de los estudios experimentales y clínicos de los beneficios del ajo encontró que, en general, el consumo de ajo tiene efectos cardioprotectores significativos en los estudios en animales y humanos.

  1. Cáncer

Se cree que los vegetales como el ajo y la cebolla, gracias a sus compuestos de azufre bioactivo, tienen efectos en cada etapa de la formación del cáncer y afectan muchos procesos biológicos que modifican el riesgo de cáncer.

En palabras del NIH National Cancer Institute, “Varios estudios de población muestran una asociación entre el aumento del consumo de ajo y la reducción del riesgo de ciertos cánceres, incluidos los cánceres de estómago, colon, esófago, páncreas y mama”. También incluye una respuesta a una pregunta muy importante: ¿cómo puede el ajo actuar para prevenir el cáncer? El National Cancer Institute explica que “los efectos protectores del ajo pueden surgir de sus propiedades antibacterianas o de su capacidad para bloquear la formación de sustancias cancerígenas, detener la activación de sustancias cancerígenas, mejorar la reparación del ADN, reducir la proliferación celular o inducir muerte celular”.

  1. Diabetes

El ajo también ha demostrado su capacidad para ayudar a los diabéticos. Comer ajo ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, a detener o disminuir los efectos de algunas complicaciones de la diabetes, así como a combatir infecciones, reducir el colesterol LDL y estimular la circulación.

Un estudio en ratas demostroó que el ajo puede ser muy útil para mejorar la salud general de los diabéticos, incluida la mitigación de complicaciones diabéticas comunes como la aterosclerosis y la nefropatía. Estas ratas, que recibieron un extracto diario de ajo crudo durante siete semanas, redujeron significativamente los niveles de glucosa sérica (nivel de azúcar en sangre), colesterol y triglicéridos.

Otro estudio también mostró que para los pacientes con diabetes tipo II, el ajo mejoró significativamente los niveles de colesterol en la sangre. Específicamente, el consumo de ajo redujo el colesterol total y el colesterol LDL (malo) y el colesterol HDL moderadamente elevado en comparación con el placebo.

Fuente y fotografías