Home Actualidad La evolución del mundo de las apps

La evolución del mundo de las apps

306
0
SHARE

Parece que las aplicaciones móviles lleven mucho tiempo entre nosotros, pero lo cierto es que apenas llevan una década. Hoy, hablamos un poco sobre ellas, y te damos algunas claves sobre cómo se desarrollan.

Apps básicas, como WhatsApp

En primer lugar, hay que hablar de las apps que nacieron como algo básico. Es decir, como algo que la inmensa mayoría de la gente podía necesitar (y, de hecho, la mayoría de gente necesitamos), como la comunicación.

Wassap es, con diferencia, una de las apps más utilizadas, ya sea en la versión Wassap Tablet o móvil (las principales) o en la versión Web, que es accesible desde cualquier ordenador.

La ventaja que ofrecía WhatsApp respecto a los sistemas anteriores era obvia: Permitía una comunicación fluida y completamente gratuita, en lugar de utilizar los antiguos sms, que costaban un buen dinero.

Aplicaciones como WhatsApp fueron el origen de las apps. Al mismo tiempo, iban apareciendo aplicaciones de redes sociales, otras de música, de GPS… Es decir, aplicaciones que podían interesar a un gran público, y, que, por lo tanto, podían ser muy rentables.

¡Pero cuidado! Esto no significa que todas las aplicaciones que pueden ser de interés general ya estén creadas, o que no puedan aparecer nuevas aplicaciones que desplacen a las anteriores. No es así. En cualquier momento pueden surgir nuevas aplicaciones.

Sin embargo, sí es verdad que, en un primer momento, se desarrollaron aquellas aplicaciones que podían ser de interés más general. Y, de hecho, esas aplicaciones son las que seguimos teniendo en nuestros smartphones.

Después hubo un buen boom de las aplicaciones, y pareció que todo el mundo tenía que tener la suya (especialmente cuando hablamos de negocios). Sin embargo, gracias a Dios, este boom duró poco tiempo.

Aprendimos rápidamente que no todo el mundo tenía por qué tener una app. Nos dimos cuenta de que la charcutería de la esquina no necesitaba ninguna aplicación. Y todo volvió a la normalidad.

Crecimiento de las apps a otras áreas

Después de volver a la normalidad, empezaron a desarrollarse aplicaciones mucho más de nicho, que estaban a medio camino entre la app de la charcutería y las gigantescas aplicaciones generalistas.

Por ejemplo, una aplicación que ofrezca recetas de cocina baratas puede ser una aplicación muy interesante para los jóvenes solteros. Y una aplicación para aprender idiomas es una app muy interesante para quien quiera aprender inglés.

Es decir, hay una diferencia entre estas aplicaciones y las primeras: Ya no nos orientamos a todo el mundo, sino que nos orientamos a grupos específicos de personas que pueden estar interesadas en un servicio concreto.

Es por ello que las apps de apuestas están creciendo a un ritmo importante. Por ejemplo, la Bwin app es una de las apps de apuestas deportivas más activas. Sin embargo, no es la única, hay muchísimas más.

Lo mismo sucede con las aplicaciones de deportes, especialmente las de running. Puesto que se pone de moda el running, muchas personas desarrollan aplicaciones para este segmento específico de la población.

Y es importante darse cuenta de que se trata de una aplicación que solo interesa a ese grupo poblacional, de forma muy específica, no a una generalidad de personas, como podía suceder en las que hemos comentado anteriormente.

¿Cómo se desarrollan estas apps?

Ahora, la pregunta del millón: ¿Cómo se desarrollan estas aplicaciones? Sean las generalistas, o las más específicas de un nicho concreto de mercado. Y la respuesta es que… con lenguajes de programación.

Existen diferentes opciones, dependiendo del sistema operativo al que te quieras dirigir. Por ejemplo, si quieres programar para Apple, necesitarás aprender Swift, que es el lenguaje propio de Apple e iOS. Si quieres programar para Android, necesitarás Java.

Dentro de los lenguajes de programación, existen diferentes “áreas de programación”. No es lo mismo programar un entorno visual que toda una estructura de datos con algoritmos que funcionen de forma eficiente.

Los algoritmos y estructuras de datos son más complicados de entender, pero en KodigoSwift puedes encontrar la información necesaria para aprender a programar incluso estas áreas más complicadas.

Como puedes imaginar, aprender a programar aplicaciones no es algo que se dé de un día para otro. Todo lo contrario. Necesitarás meses para dominar los lenguajes de programación, y puede que necesites años para programar de forma profesional.

No es un camino fácil, y por eso se paga extremadamente bien. De hecho, en Silicon Valley, el trabajo de programador se paga a más de 200.000 dólares al año. En España se paga algo peor, alrededor de 50.000 euros al año, pero, aun así, está muy bien.

¿Hay algo más que deba saber?

Sí. Si estás pensando en meterte en el mundo de la programación para desarrollar una aplicación, deberías aprender, al mismo tiempo que la propia programación, algo de marketing y estudio de mercados.

No tiene sentido que te pongas a programar una aplicación sin haber hecho un estudio previo para saber si habrá gente interesada en dicha aplicación (el caso que hablábamos antes del charcutero que se hace una app).

Del mismo modo, tampoco tiene sentido que crees una aplicación que puede ser de interés para un nicho de mercado, pero, después, no hagas el mínimo esfuerzo por promocionarla (o no sepas cómo promocionarla).

Por lo que, lo más recomendable es que cuentes con unos conocimientos básicos de análisis de mercados y de marketing, para que no te dediques a desarrollar una aplicación y que, después, se quede en un cajón.

Sé que es difícil llevar para adelante estos tres conocimientos al mismo tiempo, pero es algo imprescindible si de verdad quieres que tu aplicación tenga éxito en el mercado.

Como puedes ver, aunque las apps llevan poco tiempo entre nosotros han tenido una fuerte evolución. Y no es para menos, porque hay miles de desarrolladores trabajando en proyectos de lo más variados. ¡Y tú puedes ser uno de ellos si te lo propones!