DATOS Y GAMEPLAY: ¿CÓMO PROTEGER NUESTRA INFORMACIÓN EN LOS VIDEOJUEGOS?

DATOS Y GAMEPLAY: ¿CÓMO PROTEGER NUESTRA INFORMACIÓN EN LOS VIDEOJUEGOS?

SIN BRECHA DIGITAL

Por: David Santiváñez

Hoy, en el día internacional de protección de datos personales, no quisiera hablarles de los típicos consejos para tomar conciencia de su cuidado en redes sociales, o la necesidad de proteger los datos en tiempos modernos, o de las fugas de información constante al compartir nuestra información con extraños que agregamos a nuestras cuentas, o cómo no confiar en el sistema –refiriéndome a Reniec, el más grande traficante de datos del Perú–. Hoy quiero hablarles de videojuegos y cómo sus datos también están comprometidos de manera irresponsable.

Sí, la industria no ha sido la más preocupada por la seguridad de la información los últimos años –recordemos el caso Sony de 2011 que comprometió 80 millones de cuentas de usuarios y generó pérdidas de US$ 150 millones–, pero está tomando aires nuevos, en especial, enfocados en la protección de niños, niñas y adolescentes. Ejemplo de ello es Nintendo y su app de control parental –disponible en iOS y Android–, la que permite verificar las horas de juego y contenido de cada título; además, ayuda a restringir la comunicación ‘online’ con otros usuarios o las publicaciones en redes sociales. Pero si usted o su hijo no son usuarios de la casa de Mario, no hay problema. Existen las mismas versiones –no en forma de app– para los otros sistemas de juego como PlayStation, Xbox, Steam, entre otros. Ahora tenemos protección ‘in-game’.

Sin embargo, aún existen personas inescrupulosas que utilizan los videojuegos para fines delictivos –como la versión alternativa de “Clash of Clans” de 2017 que se utilizó para robar datos personales de cuentas de Google y Facebook; o la ingeniería social en juegos online– o fallos que comprometen los sistemas con fugas innecesarias –caso de “Pokémon Go” en 2016, cuando la versión de Google store solicitaba acceso completo a nuestra data, aun sin ser necesaria–. Lo cierto es que podemos proteger su información y la de los suyos con simples pasos:

  • Adquiera la versión legal de un videojuego, no su versión pirata o “alternativa”.
  • Verifique que el juego que descarga es de una cuenta oficial.
  • Resguarde sus datos a través de filtros de privacidad y no los comparta con otros usuarios.
  • Cambie sus contraseñas cada tres meses o menos.
  • Instale los filtros de control parental (si tiene hijos).
  • Verifique los servidores del juego online que disfrutará. Unos segundos pueden proteger su información
  • Hable con sus hijos. El diálogo es la mejor arma contra la ingeniería social.
  • Siga estos consejos y disfrute de este gran día. Y recuerde las sabias palabras de Shigeru Miyamoto (el padre del videojuego moderno): “Los videojuegos no son malos… lo mismo decían del Rock & Roll”.

Fuente: Diario Expreso. 28 enero 2018